Desde lo alto.

Este mes estrené sesión para bebés en el Espacio Bebé de PAI Teatro Animación. En esa sala mandarina silenciosa y acogedora, con el cuidado que la PAI pone a todo. Vinieron pocos bebés y fue una suerte porque fueron sesiones jugadas desde el principio con las manos, la cara, el cuerpo entero con la canción de la hormiga. Así pude estrenar tranquila los cuentos nuevos, el tobogán, la niña mundo. Ver cómo los acogen.  Los cuentos como forma de encuentro y risa, como juego común.  Atesoro esta experiencia.

Crsitina Verbena. Cuentacuentos. Junio. 2018. Zaragoza. Marta Marco©.

Crsitina Verbena. Cuentacuentos. Junio. 2018. Zaragoza. Marta Marco©.

Marta Marco hizo estas fotos para presentaros: DESDE LO ALTO. Sesión de cuentos y canciones para bebés bien acompañados a partir de un año. El vestuario es de Unauna Moda Creativa.

Crsitina Verbena. Cuentacuentos. Junio. 2018. Zaragoza. Marta Marco©.

Esta sesión tiene un tobogán.

Desde lo alto, ¿qué se ve? 

Tan alta subida a una silla o de puntillas o en los hombros o en los brazos al caminar. Tan alto sube el columpio si me ayudas a empujar. 

Una niña en lo alto de un tobogán es Giganta alta como los árboles. No quiere bajar. 

En lo alto el viento y su viaje que mueve las olas, lleva su canción. 

Desde lo alto puedo volar

y resbalar. 

 

 

Anuncios

Un niño desplegado y un escalón.

Se desplegó un niño en la Biblioteca de Teruel. cuando llegó se sentó encogido en la silla y mirando al suelo. Le fueron divirtiendo las historias y se fue estirando. Ocupaba su espacio, me miraba, sonreía. Me dio las gracias por los cuentos al final, de pie. En la misma sesión una niña se acercó a decirme que de mayor iba a ser cuentacuentos, ya estaba preparando su maleta. La va a adornar con fotos, dibujos de cuentos que le gustan. Mejor que sea resistente, le dije, para todos tus viajes.

En el café Avalon de Zamora conté en un escalon. Charo Jaular me dijo que si contaba ahí, en el segundo escalón de madera, el público me veía cómodo. Yo, que me muevo mucho y gesticulo, acepté el juego de contar desde un espacio tan pequeño y me divirtió mucho. Siempre hablo del silencio en el público y me equivoco. Tengo que hablar de la forma de escuchar, que está hecha de risas, emoción, algún comentario, alguna exclamación. Si un público es tan acogedor como el del Avalon la que logra hacer silencio soy yo, desde ahí cuento. Y desde ahí digo también lo que pienso de pronto de una de las historias o de lo que pasa en el momento, me permito esa libertad porque confío en el público, en el encuentro que se produce, puedo reir con ellas y ellos. Charo Jaular y Alvaro, muchas gracias por cuidar este espacio.


MANIFIESTO de las Carter.

“Informe Cárter” somos un grupo de mujeres que nos dedicamos profesionalmente a la Narración Oral. Nos unimos a la convocatoria de huelga feminista convocada del 8 de marzo, cada una de acuerdo con sus compromisos.

Nuestras razones para apoyar la huelga son, en general, las mismas que convocan a la huelga a todas las mujeres del planeta.

Como narradoras son las mismas razones por las que nos constituimos como grupo de reflexión y que ahora resumimos:

Porque las mujeres en el oficio de la narración somos mayoría y aun así, el camino hacia la visibilización está siendo lento.

Porque como narradoras necesitamos figuras de recopiladoras e investigadoras que traigan a nuestros días todos los cuentos tradicionales. Imaginamos con los cuentos que tenemos a mano y el público necesita todos los modelos.

Porque nuestros currículums están llenos de saltos en el tiempo, no reconocidos, por la necesidad de cuidar de nuestra prole y de nuestros mayores.

Porque se nos presupone la excelencia en ciertos trabajos relacionados con la primera infancia, pero no es así cuando se trata de contar para público adulto.

Porque queremos que se nos contrate porque se valora nuestro trabajo.

Porque queremos contar cuentos de princesas, de hadas, de heroínas, de superheroínas, de supervillanas… Porque queremos que todas las maneras de ser gente puedan estar representadas en el imaginario colectivo.

Porque sabemos que hay muchos mundos posibles y que sólo con la presencia, el reconocimiento y la igualdad entre hombres y mujeres construiremos un futuro diferente.

Informe Carter somos:

Almudena Francés, Cristina Verbena, Estrella Escriña, Eugenia Manzanera, Paula Carbonell, Sherzade Bardají, Tània Muñoz y Virginia Imaz.


Viven en su cuerpo

por eso cuando el primer niño empezó a inventar un Gigante se subió a la silla para  hacerlo más grande al hablar y, ya empezado el juego, quien quería decir algo más, se subía a la silla. Por eso, por la ayuda del cuerpo, la niña que apenas habla pudo inventar botas grandes para el Gigante. Botas de tacón amarillo que hacen ruido al caminar. Toc, toc, toc. Maravilloso un Gigante con botas de tacón, cón, cón. Encima de las sillas los gestos se hicieron más amplios y la voz salía más lejos. No sé como surgió el juego de inventarnos ese Gigante. No fue una propuesta mía del tipo: “Vamos a crear un personaje”. No. Pero alguien lo dijo y yo cogí al vuelo la idea y el Gigante fue distintas voces y tan tonto que no sabe hablar y muy lento. Muy lento, ¡qué hallazgo!. Imaginas un ser grande avanzando a zancadas sobre las montañas y no. Este Gigante de tercero de primaria avanza tan lento que verlo venir es un espectáculo tan hermoso como ver a un grupo de niños y de niñas crear. Vídeo:

Taller de Narración Oral. Proyecto de innovación educativa del CEIP Basilio Paraiso.

Página del colegio.

 


Noche de palabras.

Me contó mi padre que él y su hermano se juntaron en casa de sus primos para una boda. Ya no vivían juntos y hacía tanto que no sabían el uno del otro que empezaron a contarse y se les pasaron las horas. Su tía llamó a la puerta. Pensaron que estaban molestando el sueño. “Ya nos dormimos, ya.” “No, dijo su tía, si ya es hora de levantarse.”


Oficio.Repertorio. Stop.

Elegir las historias que vas a contar, hacerte un repertorio. Una tarea hermosa y llena de vericuetos. Me ha hecho crecer como narradora y como persona. Aceptar el reto de contar materiales de distintos géneros literarios: ensayo, crónica, retazos de novelas. Mezclar vidas de personas con material tradicional. Material tradicional con literario…Buscar formas nuevas, nuestras, de cada narrador/a. Porque nuestro oficio es artístico. Siento que me debo a mi público, pero también a mí. A lo que yo quiero proponer como voz y cuerpo que se presenta ante un público y propone un mundo.

Contar historias implica fiarme de mi imaginación:
Cuando elijo una historia debo imaginarme contandola. Así sé si puedo o no hacerlo. Debo saber que ella puede estar a gusto en mi imaginario. Hablo de las historias como si fueran seres vivos porque para mí es así. Y me doy la libertad de cambiarlas, escoger sólo una parte de ellas, mezclarla con otras.
Me fio de mi imaginación cuando cuento porque estoy dentro de la historia que narro. Y confío en que el público me acompañe en ese viaje. Veo llegar al público y me lleno de respeto por el rato que van a dedicar a escuchar historias. Me miran, confían. Yo también debo confiar en mi repertorio. Cuando estamos ahí todas, cuando me doy cuenta en un silencio que estamos en el mismo lugar: en la historia, es belleza.
Gente distinta, cada una con su vida.
Ahí están, acompañando los érase una vez cuando todo es principio.


Proyecto Atrapalabras.

Dadme un momento de belleza y me reconcilio con el mundo. De eso va este cuento que ya está en postales para que te lo encuentres en cualquier paseo. Con ilustración de Maria Jesús Belinchón. Una pintora que también trabaja con collages.  El latido del mundo.jpg

Cuento de noviembre. El latido del mundo.


A %d blogueros les gusta esto: