Archivo mensual: agosto 2012

Mi padre. 3 momentos.

1. Vamos a la escuela infantil. Mi hermana lleva una bolsa de caramelos en la mano porque es su cumpleaños, los va a repartir a la puerta del cole. Va tan contenta que camina saltando, la bolsa golpea a cada salto contra su pierna y cuando llegamos a la escuela se da cuenta que en la bolsa, apenas quedan caramelos. Mi padre desanda con nosotras el camino, Pulgarcito al revés, recogiendo sugus de colores.

2. Lucrecia Pérez  fue asesinada en Aravaca el 13 de nov. de 1992. Dominicana, 33 años. Un grupo neonazi entró donde vivían,un guardia civil guiaba la comitiva,  la mató a tiros. No la buscaban a ella. Los disparos fueron indiscriminados.Fué el primer asesinato xenófobo reconocido en España. A los días, en una pared de mi barrio, junto a la puerta del mercado, apareció una pintada muy negra: una esvástica grande y un texto “explicativo”: “Lucrecia, te lo mereces”. 

Mi padre y yo hacíamos un poco de camino juntos por las mañanas. “¿Vienes?” “No, papá, hoy salgo después””¿Por qué? Venga, que te espero, ¿qué tienes que hacer?” Yo llevaba un spray negro en el bolso, quería tachar la pintada. Pero mi padre no se iba, asi que se acabé contándole. “Yo te ayudo”. Llovía un poco. Mi padre llevaba un paraguas negro, grande. Lo abrió encima de mi mientras tachaba la esvástica y corregía el texto escrito. La gente que salía del mercado paraba a mirar y mi padre les explicaba qué hacíamos, quién era Lucrecia. “¿Les parece justo?” La pintada cambió de signo: “Lucrecia, te queremos”, acabó poniendo. Alrededor de mí, un pequeño círculo de gente opinaba si debíamos tachar más aún la esvástica, si aún se adivinaba su forma. 

La nueva pintada, declaración de amor colectivo a Lucrecia Pérez, duró mucho tiempo, aunque la lluvia la mojara.

3.Mi padre y mi hija ven una pintada en la calle: “Princesa, te queremos”  A mi hija le brilla la cara al saber qué pone. “¿Te gustaría que te escribieran algo así?”, pregunta el abuelo.

Volvemos a casa. Mi padre busca las tizas de colores y en la puerta de la casa, entre dos coches, repite la pintada para mi hija: “Princesa, te queremos”. Ella pasa a mi lado. “¿Dónde está el yayo? ¿qué hace? ¡Ah, ya! ¡seguro que me está escribiendo en la calle”

Salimos juntas a verlo. Mi hija se pone contenta, colorea las letras y añade dibujos entre ellas  agachadica en la calle. 


Sobre la alegría.

Siamo stanchi di diventare giovani seri, /o contenti per forza, o criminali, o nevrotici;/ vogliamo ridere, essere innocenti, aspettare/qualcosa dalla vita, chiedere, ignorare.        Non vogliamo essere subito già così sicuri./Non vogliamo essere subito già senza sogni“…

(Cansados de tener que llegar a ser jóvenes serios,/ o contentos a la fuerza, o criminales o neuróticos;/ queremos reir, ser inocentes, esperar/ algo de la vida, preguntar, ignorar.           No queremos sentirnos ya tan seguros. No queremos dejar ya, de pronto, de tener sueños”…)                 PIER PAOLO PASOLINI.

Dar la mano a alguien siempre fue/ lo que esperé de la alegría. ”                De Clarice Lispector. (Epitafio grabado en su tumba.)

Un puñado de cerezas, una ciruela amarilla que deja su jugo en la boca, llegar al mar, las luces de una verbena, un sendero en el bosque protegido por los árboles y fresas, muchas fresas silvestres pequeñas y brillantes, cantar bajito por la calle y que de pronto la gente camine al ritmo de tu música. Antonietta que mira a su nieta y dice: “Deja que ría, deja que ría”.


A %d blogueros les gusta esto: