Archivo mensual: enero 2013

Postales de cuento. (O la importancia de jugar por jugar)

Llevan años jugando. Postales con cuentos que se reparten por el mundo: en la entrada de una autopista, en un bar junto al periódico, en el cine…cada mes un narrador/a acepta el juego, propone una historia. Este mes de enero me tocaba a mí. ¡Qué nervios! Apuré todos los plazos y escribí este par de sueños. Salen más cortitos en la postal, asi que aquí te los pongo en la versión larga. Os deseo un buen mes de cuento.
SUEÑOS. 2.

UNO
En el sueño busca un teléfono público. Lleva las monedas en la mano. Llueve, camina deprisa y al fin la cabina en una plaza. Le cuesta recordar el número de casa, al fin marca y al otro lado no sale la voz que espera sino la del amigo que murió: “Eres preciosa, le dice, te irá bien, preciosa”…Se corta. Ella marca de nuevo, nada. Ni la voz, ni su casa. 
En el sueño lo intenta muchas veces más. Gasta todas las monedas.
DOS
Sube rápido y cae por un tropezón. Los brazos extendidos a los lados, el pecho contra el suelo, la cara contra las piedras. Cierra los ojos por el dolor, no se levanta. Nota el calor del sol en la espalda. 
Entonces suena el teléfono. Tantea en el bolsillo hasta encontrarlo. Es su hermana:
“Estaba recordando, tata, dice antes de que ella logre hablar, cuando éramos pequeñas y tú te lanzabas en plancha a parar todos los balones. ¡Eras la mejor portera del mundo!, ¿recuerdas?”
“Si”, contesta aún desde el suelo, empezando a reir y llorar a un tiempo. “Recuerdo lo importante que era pararlos”.
Cris Verbena
Anuncios

Hundido ya…

No logro enhebrar la mañana ni encuentro una aguja más ancha que me lo permita y me de tregua. Y en la biblioteca hay silencio, pero…busco la revista Litoral, el número de poesía árabe y ahí está; un poema de Al-Mutanabbi:

“Si estoy hundido ya,

¿por qué el miedo a mojarme.”

Me voy a a pasear al sol. Cómo alivia cuando alguien te encuentra las palabras.


A %d blogueros les gusta esto: