Archivo mensual: mayo 2016

Del libro al labio.

“Soñé que volvía a los caminos, pero esta vez ya no tenía quince años sino más de cuarenta”…Roberto Bolaño.

Esta tarde vuelvo a los caminos, por eso busco versos que me acompañen. Empiezo la campaña de animación a la lectura que sigue organizando, año tras año todo el esfuerzo, la DPZ y para mi nombres concretos: Concha Nasarre y Anabel Adiego.

Iré a 16 pueblos con un taller para adultos. “Del libro al labio”. Empieza como una sesión de cuentos habitual para público adulto. Narraré, sobre todo, historias tradicionales.

Y después:

“Ancha la mar, angosto el camino. Cuenten el suyo que yo ya conté el mío. “

Se abre una parte que he llamado: Ecos de la memoria.

¿Te suena alguna de las historias que he contado, algún personaje te recuerda a alguien que conoces?, ¿te han contado una historia así en otro momento?, ¿dónde?…

Cuando voy a contar a los lugares y no llevo prisa, la gente del público, al acabar o mientras esperamos, me cuentan adivinanzas, anécdotas, costumbres. Recuerdo una sesión en la biblioteca de Sobradiel donde formamos un círculo de charrada antes de empezar la sesión. Las mujeres me contaron, reímos juntas. Luego yo sólo hice un pequeño movimiento para ponerme sola ante ellas y empezar a contar.Los niños que llegan con tiempo, cogen un libro mientras arreglo el lugar para que esté a mi gusto y me cuentan qué leen y por qué. Las personas mayores que cuando acabo la sesión me dicen: “Ven, ven, que esta adivinanza no te la sabes”. En Ballobar, una mujer tomó la palabra cuando mis cuentos y los de Magda habían acabado y nos contó ella. “Ella también sabe muchos”, dijo una amiga suya. Nos hizo reír a todas, la sesión convertida en diálogo.

No me he inventado este taller del vacío. Quiero darle un espacio a lo que ya vivo cuando voy a los lugares pequeños y miro y escucho.Recoger esas historias, frases, anécdotas, canciones y pasarlas al lenguaje escrito elaborándolas (si es necesario) para darles una estructura narrativa clara. Luego enviarlo de vuelta a la biblioteca como archivo sonoro y escrito. Memoria local. Cada biblioteca decide qué hacer con ese material: si pasarlo a papel e integrarlo en la colección o hacerlo accesible en la red. En cualquier caso, el fondo se enriquece con la participación de la comunidad.

Llevo dos años dándole vueltas a esta aventura y tendré que darle mil vueltas más seguro y la gente, ahora en los pueblos, con su modo de hacer, me enseñará la forma que deberá tomar este taller que espero, propicie encuentros, como siempre han hecho y harán las buenas historias. 

Anuncios

Leí y me camina.

HARU es una novela de Flavia Company que empieza como un cuento tradicional: Situando la historia en un tiempo lejano y un lugar remoto donde pueden pasar cosas que no tienen explicación. La situación ideal se ha roto por la muerte de la madre, Haru se pone en viaje. Y me pongo en viaje con ella. Siento el ritmo de los pasos. El silencio. Haru es una historia contada a otro tiempo.

Hecha de objetos que puedo imaginar con certeza: fruta cortada, una flecha astillada, un dibujo guardado diez años, zapatos, un alfiler…Hecha de cuerpos, olores, ruidos y silencio.

Me siento viva siguiendo a Haru ojos abiertos cuerpo alerta para escuchar el vuelo del halcón respiro despacio perder este miedo al silencio crujir de hojas secas telarañas cubriendo todo un bosque. Me siento viva también en su rabia, sus mentiras, sus dudas.

De niña, lectora voraz, echaba de menos con rabia historias de mujeres aventureras. Ahora sigo buscándolas y agradeciendo cuando aparecen. Me siento bien con mi piel de mujer siguiendo a otra en su periplo.

Una vida. ¿Esto es todo?, pienso al acabar.

¡Todo esto!, pienso a la vez.

Cada vida, una historia.

Cada vida, la mía, la tuya, una aventura.

No quiero cansarme de vivirla.

HARU.JPG

 

 


A %d blogueros les gusta esto: