Archivo de la etiqueta: Poesía

Piedras mágicas.

Ayer estuve en la presentación de: Tirando del hilo. Nuevo libro de las ediciones sinPretensiones. Elisa Arguilé contó que una tarde entró una niña a la biblioteca de Zuera, le dió unas piedras a Chus y le dijo: “Toma, guárdamelas, son mágicas. ” “¡Ah!, ¿sí?, dijo Chus, ¿y qué hacen?” “No lo sé todavía.” Lo contó para hablar de la creación, su modo de vivirla. Ella necesita tiempo para que pase algo. Elisa también dijo que ella tiene el impulso de la búsqueda, por eso dibuja. Contó que una tarde, en Zuera, una mujer barría la acera delante de su puerta y un jubilado que pasaba por la calle y volvía a pasar. “La tercera vez que paso”, le dijo a la mujer. Y ella:  “Siga, siga, que algo encontrará”.

Tirando del hilo

Presentación de: Tirando del hilo. Museo Provincial de Zaragoza. 

Llevo tiempo presentando poemas en mi repertorio, en medio de los cuentos, junto a una canción, jugando con un relato. El año pasado monté una sesión: En la Gloria en torno a Gloria Fuertes y otras cuatro mujeres escritoras que, para mí, entraban en diálogo con ella. Zarándula lo programó en una biblioteca de Logroño y fue estupendo. Por eso Sonia me ha llamado este año para un evento poético. Voy a contar los poemas dispersos por mi repertorio. Con Germán Barrio, un músico. Quiero decir que a veces son las demás las que se dan cuenta de lo que has encontrado. No hubiera presentado mi trabajo a un evento poético, no lo hubiera imaginado sin cuentos, sólo poemas y la música de Germán. Sonia sí. ¡Gracias! Estoy preparando esta nueva versión de: El tiempo de las naranjas y divirtiéndome mucho buscando cómo enlazar los poemas, qué historias me cuentan todos juntos.

Estaré en Viana, muy cerquita de Logroño, este próximo cuatro de julio.

rinconespoeticosREDES

Anuncios

Se beben las historias.

MAELLA. Estuve un día entero durante la inauguración de la nueva biblioteca.  De la antigua, que se veía diminuta y viejita ya sin libros, fuimos a la nueva, con libros bajo el brazo. Allí conté. Hay niños que se beben las historias mientras las cuento. Un niño de ojos negros miraba, miraba. Cuando acabé la primera historia me dijo: “Esta historia me ha gustado mucho“. Cuando acabé la segunda, lo repitió.

En la pausa de la tarde, dos niñas y yo nos sentamos junto a la puerta viendo a la gente entrar. Cada vez exclamaban: ¡Hala, qué bonita!                                                                      Una de las niñas lleva un libro con ella:-Es que como han estado de traslado nunca lo he podido devolver y no lo puedo cambiar.   -Es de poesia.   -Si, me gusta mucho.                                                                                                                                                                                            -¿Y escribes? -No, lo que nos mandan en el cole.”

Oigo a un hombre decir a Tere, la bibliotecaria: “Llevo dos meses que no he podido cambiar literatura. Menos mal que bajé a la Feria del Libro de Zaragoza y me pude comprar algo.”

TERUEL. Voy a contar a la Biblioteca de Teruel. Por el camino recuerdo mi infancia allí. Iba sóla al conservatorio un par de tardes a la semana. Cogía el autobús desde el Ensanche. Un día no llevaba el dinero para el billete. “No te preocupes, me dijo el conductor, lo pagas mañana.”  Pienso entonces en la confianza. Mas tarde, en el último cuento de mi sesión en la Biblioteca, todos se levantan a jugar conmigo.

BOLTAÑA. Sesión de cuentos de mujeres: LAS QUE RÍEN  y vermú en la plaza.

Durante el vermú una mujer se acerca para decirme que le han gustado mucho mis cuentos. Me pregunta si estoy bien, si necesito algo.


Poemas principio.

Lo escuché en Radio tres. Es un fragmento de un poema más largo. Lo copié en una hoja suelta porque me pareció el principio de una historia:

…”Escucho los disparos/ y escribo mientras me queda tiempo. ”

Encuentro otros. Poemas cortos o fragmentos con ganas de ser principio:

De Bolaño: “Soñé que era un detective viejo y enfermo. Tan enfermo que literalmente me caía a pedazos…

De Abbas Kiarostami:”Una mujer despierta/ya sin esperar caricias/junto a un hombre desnudo”.

Puede que siempre sea así. La poesía te coloca en un principio.  La tensión del siguiente paso.

 


A %d blogueros les gusta esto: